El TEATRO LIBRE EN 2017 Y LO QUE VIENE EN 2018

Este año terminó con muchos logros para la Fundación Teatro Libre. Un estreno, Romeo y Julieta de William Shakespeare, un reestreno, Los hermanos Karamazov, versión de la novela de Fedor Dostoievski, un exitoso Festival de Jazz y muchos viajes. Con sus obras, el grupo del Teatro Libre llegó a trece localidades en la ciudad (Fontibón, Chapinero Rural, Santa Fe, San Cristóbal, Usme, Rafael Uribe Uribe, Ciudad Bolívar, Mártires, Kennedy, Suba, Bosa, Teusaquillo y La Candelaria), cinco ciudades (Cali, Medellín, Bucaramanga, Armenia y Manizales) y dos países (Francia y Estados Unidos).

Para destacar, la temporada de trece funciones en el Théâtre Clavel de París de las obras En este pueblo no hay ladrones, versión del cuento de Gabriel García Márquez dirigida por Ricardo Camacho y Miguel Diago, y Ascuas y azufre, obra original de Juan Diego Arias dirigida por Diego Barragán, la presentación en el marco de la celebración del Día Internacional Contra la Corrupción del Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, D. C., y la participación de En este pueblo no hay ladrones en el Festival Internacional de Teatro de Cali.

Además, el grupo mantuvo una programación permanente en la sala Centro del Teatro Libre: siete temporadas compuestas por un estreno, un reestreno y cinco obras de su repertorio que, tras este año, llegó a siete obras. Este intenso y productivo año se cerró con el Premio Nacional Vida y Obra que el Ministerio de Cultura le otorgó a uno de los fundadores y Director Artístico del Teatro Libre: Ricardo Camacho.

En el marco del Festival Internacional de Jazz se hicieron cinco conciertos este año, uno nacional y cuatro internacionales. El público, que colmó la sala de Chapinero, respondió positivamente ante artistas que, como ya es costumbre dentro del Festival, son principales exponentes de este género a nivel mundial: conciertos como el de Ellis Marsalis, Roberto Fonseca o Leila Pinheiro encantaron a los espectadores.

Las salas, igualmente, tuvieron un año positivo: más de siete mil espectadores en la sala Centro y más de treinta mil en la de Chapinero. Ambas también fueron beneficiadas por la convocatoria de Ley de Espectáculos Públicos, gracias a la cual se invirtieron setecientos millones de pesos para dotarlas y adecuarlas. En el Centro se cambió la silletería y en Chapinero la cafetería y el sistema de ventilación y extracción.

El año que viene, 2018, la Fundación Teatro Libre promete asimismo mucha actividad artística y cultura para su público. Se cumplen cuarenta y cinco años de la Fundación y treinta del Festival Internacional de Jazz. Se anticipa una coproducción y una alianza estratégica con el Teatro Mayor. Además, el grupo va a estrenar tres obras: El fantasma de Canterville, una versión de Patricia Jaramillo y Julie Cuéllar del cuento de Oscar Wilde y dirigida por Julie Cuéllar y Miguel Diago, La evitable ascensión de Arturo Ui de Bertolt Brecht en la versión y dirección de Diego Barragán e Historia de Navidad, de Juan Diego Arias, dirigida por Ricardo Camacho. A estas se sumará el remontaje de la versión de Ricardo Camacho de la novela de Fedor Dostoievski: El idiota.

La Fundación Teatro Libre agradece a su público y sus aliados por su compañía y colaboración en este 2017 y anticipa un aún mejor 2018.